Efectos beneficiosos del Ozono

Los efectos benéficos del ozono en relación a la salud son los siguientes:

  • Regula el estrés oxidativo celular contribuyendo a fortalecer los factores antioxidantes y a combatir los antiradicales libres.
  • Provoca un incremento del metabolismo del O2 en el caso de la hipoxia tisular.
  • Modula la actividad auto inmune. El ozono puede activar la producción de citoquinas (interferón, factor de necrosis tumoral, interleuquinas, etc.) a partir de los monocitos y linfocitos en la sangre periférica. Estas células sanguíneas activadas son captadas por el tejido linfoide (bazo, médula ósea y nódulos linfáticos) en donde la liberación de las citoquinas producirá una modulación del sistema inmune. Estas interacciones celulares producidos por el ozono son muy semejantes a los procesos fisiológicos que ocurren en el organismo para mantener el sistema inmune en estado activo. Es por ello que no se observan efectos adversos con la aplicación de esta terapéutica.
  • Tiene un alto poder bactericida y germicida. La acción germicida del ozono se basa en la formación de moléculas tóxicas como el peróxido de hidrógeno, y de radicales libres muy tóxicos (como el superóxido), que son especialmente tóxicos para microorganismos anaeróbicos, ya que carecen de sistemas enzimáticos endógenos capaces de descomponer estos productos y eliminarlos del organismo.
  • Es un activador circulatorio. Después del tratamiento con ozono, la sangre mejora su capacidad para circular a través de los microcapilares más estrechos, mejorando así la microcirculación por desagregación plaquetaria.
  • Además, los eritrocitos desagregados y suavizados se encuentran en mejores condiciones para absorber y transferir oxigeno, entre otros factores, debido a la mayor superficie de contacto libre y deformabilidad. La presión de oxigeno arterial aumenta, y la presión de oxigeno venosa disminuye, mejorando así la oxigenación celular. Se observa un incremento en el 2,3 DPG (Diphospho Glicerol), lo que facilita la cesión de oxígeno atrapado en la oxihemoglobina en los glóbulos rojos.
  • Es analgésico y antiinflamatorio.
  • Es un estimulador de la regeneración tisular.

Todas estas propiedades hacen del ozono una terapia valiosa especialmente en:

  • Heridas y úlceras.
  • Todos los procesos de cicatrización.
  • Quemaduras y abscesos.
  • Úlceras infectadas de evolución tórpida o de difícil cicatrización, por ejemplo en pie diabético o úlceras en diabéticos.
  • Patologías de origen vírico: hepatitis o herpes.
  • Inflamaciones articulares en Ortopedia y Reumatología.
  • Celulitis.
  • Situación de estrés.
  • Osteoporosis.
  • Ginecología: en vulvovaginitis y vaginitis de origen micótico o bacteriana.
  • Geriatría: para aumentar la calidad de vida y para una mejor oxigenación cerebral en síntomas como pérdida de memoria, dificultad circulatoria en piernas, cansancio, etc.
  • Coadyuvante en tratamientos oncológicos.
  • Activador general del sistema inmunitario
  • Resolutorio en hernias discales.
  • Finalmente investigaciones más recientes, han encontrado el ozono útil en los tratamientos del glaucoma y de las maculopatías oftalmológicas.

1) Evidencias científicas de la ozonoterapia

La ozonoterapia se caracteriza por la simplicidad de su aplicación, alta efectividad, buena tolerancia, y con prácticamente ausencia de efectos colaterales. Durante largo tiempo en el pasado la aplicación del ozono en la práctica médica no era muy aceptada por las ideas infundadas sobre su toxicidad en relación con las altas concentraciones empleadas en la industria. Como todo medio de curación, la ozonoterapia es dependiente de la dosis. Es importante conocer que en la práctica clínica las concentraciones de ozono son inferiores a las tóxicas en varios órdenes de magnitud. En el diapasón de estas concentraciones el ozono actúa como medio terapéutico y muestra propiedades inmuno-moduladoras, anti-inflamatorias, bactericidas, antivirales, fungicidas, analgésicas y otras. El número de sociedades científicas y trabajos de corte clínico, incluidos estudios de meta-análisis se incrementan cada vez más. Al mismo tiempo se refuerzan los esfuerzos por regularizar esta práctica médica.

Para ampliar sobre las evidencias científicas que fundamentan el uso clínico de la ozonoterapia ver:

Schwartz, A; Martínez-Sánchez, G. (2012). La Ozonoterapia y su fundamentación científica. Revista Española de Ozonoterapia. Vol. 2, nº 1, pp. 163-198.

2) Métodos para la práctica de la ozonoterapia

El éxito de la ozonoterapia es dependiente de varios factores, entre los cuales se destacan el conocimiento del profesional que la practica, las dosis, la selección de las vías de administración y el protocolo de tratamiento.  Para conocer más sobre este tema consultar  la “Declaración de Madrid sobre la Ozonoterapia” aprobada el 4 de junio de 2010 en el “Encuentro Internacional de Escuelas de Ozonoterapia”, organizado por AEPROMO en la Real Academia Nacional de Medicina (Madrid). La Declaración ha sido firmada por 26 asociaciones nacionales e internacionales de Ozonoterapia y está traducida a 10 idiomas.

Si usted es un profesional de la salud y necesita información detallada sobre los procedimientos y técnicas recomendados para la práctica de la ozonoterapia, le recomendamos consultar el libro: Schwartz Adriana et al., “Guía para el uso médico del ozono – Fundamentos terapéuticos e indicaciones”, AEPROMO, 2011, 315 p. + XVIII + 11 p. láminas de color. ISBN: 978-84-615-2244-6.

3) Regularización de la ozonoterapia

De las 17 comunidades españolas en 14 las autoridades han enumerado los requisitos para que la ozonoterapia pueda realizarse en centros privados ambulatorios. La primera comunidad en hacerla fue la de Madrid el 9 de marzo de 2009. En las comunidades donde aún los requisitos no han sido establecidos, su práctica es ampliamente tolerada por las autoridades sanitarias. Para más información sobre este punto consultar en la sección “noticias” las siguientes fechas: 9 de marzo 2009, 2 de marzo 2010, 31 de mayo de 2010, 17 de septiembre de 2010, 11 de diciembre de 2010,  y 20 de abril de 2011.

Para un conocimiento más profundo sobre el estatus legal de esta práctica en España y en otros países leer: Schwartz, Adriana.; Quintero, Roberto (2012). Ozonoterapia y legislación. Análisis para su regularización. Revista Española de Ozonoterapia. Vol. 2, nº 1, pp. 5-49.

 

Esta entrada también está disponible en: Inglés