Efectos biológicos del Ozono

A diferencia del oxígeno, el ozono reacciona inmediatamente en cuanto se disuelve en el agua biológica (suero salino fisiológico, plasma, linfa, orina), actuando el oxígeno atómico como un radical muy reactivo. Inmediatamente y debido a su gran reactividad, el ozono reacciona con compuestos como antioxidantes, proteínas, carbohidratos y preferentemente los ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), ácido ascórbico y úrico, los compuestos tiónicos con grupos –SH como la cisteina, el glutatión reducido (GSH) y la albúmina, que en un porcentaje elevado se encuentran en los fluidos y estructuras celulares del organismo. Todos estos compuestos actúan como donantes de electrones y se oxidan.

En estas reacciones se generan peróxidos orgánicos, peróxido de hidrógeno (H2O2), ozónidos y aldehídos, los cuales en cantidades adecuadas y controladas ejercen diferentes acciones biológicas que le confieren al ozono un conjunto de propiedades terapéuticas.

ozonomedico_clip_image002

La reacción del ozono con tal variedad de compuestos moleculares implica una:

Fase inicial de reacción en la que, a pesar de consumirse una buena parte del ozono por los antioxidantes presentes  en el plasma, se forma una cantidad de especies reactivas del oxígeno ERO, capaces de disparar algunas vías bioquímicas (aunque estas ERO son neutralizadas en 0,5 a 1 mn por los sistemas antioxidantes, convirtiendo el ozono en agua) y una,

Fase tardía en la que se forman Productos de Oxidación Lipídica POL, tales como: radicales peroxilo, mezclas complejas de productos finales de aldehídos de peso molecular bajo (malonilaldehído) y alquenales; y también, H2O2 (un oxidante no un radical, incluido dentro de las ERO). Tanto este como los POL son responsables de los efectos terapéuticos y biológicos tardíos del ozono.

La novedad de la Ozonoterapia radica en que sus funciones se dirigen a restaurar y mejorar la metabolización del oxígeno, conjuntamente, con azúcares y grasas para producir energía, a través de las vías normales metabólicas de combustión controlada:

  • glicólisis
  • cadena respiratoria
  • ciclo de ácidos grasos
  • glucosa6fosfato deshidrogenasa
  • descarboxilación oxidativa del piruvato.

Como el ozono es un gas extremadamente reactivo e inestable, se plantea que los mecanismos de acción de este agente está relacionado con la generación de productos secundarios en su selectiva interacción con los dobles enlaces carbono-carbono presentes en los compuestos orgánicos que se encuentran en el plasma y en las membranas celulares.

El ozono interacciona con los ácidos grasos polinsaturados, que están en un porcentaje elevado del organismo, generando peróxidos orgánicos, aldehídos, peróxidos de hidrógeno y ozónidos, los cuales en cantidades adecuadas y controladas ejercen diferentes acciones biológicas, confiriéndole al ozono una serie de propiedades terapéuticas:ozonomedico_clip_image004

 

  • Mejora el metabolismo del oxígeno.
  • Modula el estrés oxidativo biológico.
  • Modula el sistema inmunológico.
  • Interviene en la síntesis y/o liberación de autacoides.
  • Regula el metabolismo.
  • Efecto germicida.
  • Antiagregante plaquetario.

Los variados efectos biológicos que genera la Ozonoterapia alcanzan resultados terapéuticos cuando el gas es aplicado a dosis adecuadas y por una vía no dañina para el organismo, no produciéndose reacciones adversas, ni daño genotóxico.

La amplia gama de los efectos que genera hacen posible su aplicación en diversas especialidades en la Medicina.

Efectos del ozono sobre el metabolismo del oxígeno:

En los casos de alteración de la oxigenación pueden ser explicados los efectos del ozono, dado a sus acciones directas e indirectas, en las siguientes reacciones:

  • Mediante un cambio en las propiedades reológicas de la sangre.
  • Mediante un incremento en la velocidad de la glicólisis en el eritrocito.
  • Mediante activación de la cadena respiratoria mitocondrial.

Los eritrocitos desagregados y suavizados son más capaces para absorber y transferir oxigeno, entre otros factores, por la mayor superficie de contacto libre y deformabilidad.  La presión de oxigeno arterial aumenta, y la presión de oxigeno venosa disminuye (efecto Bohr), mejorando la oxigenación celular en los tejidos isquémicos. Se observa un incremento en el 2,3 DPG (Diphospho Glicerol), lo que facilita la cesión de oxígeno atrapado en la oxihemoglobina en los glóbulos rojos.

ozonomedico_clip_image006

Obviamente, un solo tratamiento autohemoterapéutico tiene efectos mínimos, y la eficacia terapéutica  se hace subjetiva y objetivamente evidente después de unos 12 a 16 tratamientos, si se realizan a razón de 2-3 por semana. En otras palabras, necesitamos ozonizar al menos 2,5-4 litros de sangre en el plazo de 30-60 días. Durante este periodo, los POL actúan como factores estresantes repetitivos sobre la médula ósea, y estos estímulos frecuentes producen la adaptación de los eritrocitos de la eritrogénesis al estrés del ozono, con regulación al alza de enzimas antioxidantes.

Hay pruebas de que los eritrocitos de nueva generación poseen una actividad G-6PD(glucosa 6-dehidrogenasa) mayor que la de los eritrocitos viejos, y los consideramos “eritrocitos superdotados”. La típica aglomeración eritrocitaria de las enfermedades arteriales oclusivas es revertida por la Ozonoterapia mediante estos ambios en la membrana eritrocitaria.

El incremento en la velocidad de la glicólisis en el eritrocito va acompañado de un aumento en el intercambio de iones de sodio y potasio, siendo estos los responsables de mantener el potencial eléctrico de la membrana, normalizando el intercambio de estos iones.

Las enfermedades arteriales oclusivas están relacionadas con la pérdida del potencial normal de la membrana citoplasmática del eritrocito, la normalización de intercambio de iones por el ozono y sus productos, favorece la restauración del potencial normal, por lo que la generación de las condiciones eléctricas normales de la membrana propicia recuperar la flexibilidad y plasticidad de los eritrocitos, mejorando las propiedades reológicas de la sangre, favoreciendo el transporte de oxígeno.

El ozono como modulador del estrés oxidativo:

Aunque la producción de especies reactivas del oxígeno tales como: radical hidroxilo, el anión superóxido y especies no radicálicas como el peróxido de hidrógeno, el ácido hipocloroso, son partes del metabolismo biológico normal y es además un fenómeno necesario para el adecuado funcionamiento de procesos vitales como es la fagocitosis, por otro lado, el incremento no controlado de estos productos están muy relacionado a  así como el envejecimiento.

ozonomedico_clip_image008

En el organismo están presentes mecanismos de defensa antioxidantes capaces de mantener un adecuado balance frente a estos potentes agentes, a través de los sistemas antioxidantes enzimáticos, donde las enzimas constituyen las mayores fuentes de protección. Por tanto la excesiva producción de metabolitos del oxígeno o inadecuada defensa para contrarrestar su acumulación en el organismo, con la injuria tisular consecuente, favorece o acelera el desarrollo de múltiples procesos patológicos, siendo el mecanismo de transducción de señales para la activación o represión de transcripción de genes específicos son la piedra angular en el mecanismo de acción para la modulación del estrés oxidativo.

El ozono posee la propiedad de estimular determinados sistemas enzimáticos antioxidantes, regulando de manera dinámica los procesos antioxidantes y prooxidantes, a través de mecanismos moleculares y fisiológicos. Esto se ha podido demostrar de forma preclínica y clínicamente.

El ozono como agente modulador de la respuesta inmunitaria:

El ozono ha sido considerado como agente inductor ideal de citocinas, su eficacia inmunoduladora hacen posible su aplicación no solo en las deficiencias sino también en las enfermedades autoinmunes.

ozonomedico_clip_image010

La acción inmunológica del ozono, está dirigida sobre los monocitos y los linfocitos T, los cuales una vez inducidos liberan pequeñas cantidades de todas las citocinas y de interferón gamma, siendo la liberación de citocinas de forma endógenas. Se considera que durante el tratamiento con ozono, puede incrementarse la liberación de antagonistas de las citocinas como la interleucina­­ y el factor transformador del crecimiento tipo beta 1, capaces de suprimir la citotóxicidad autorrectiva, por lo que la inducción de citocinas no sobrepasaría los niveles necesarios una vez que se activen los elementos contrarreguladores.

Efectos del ozono sobre la síntesis y/o liberación de autacoides:

La palabra autacoides deriva del griego ¨auto¨(propio) y del vocablo ¨akos¨ (agente medicinal o remedios) y se considera como tal aun grupo de sustancias endógenas con diversas acciones fisiológicas y farmacológicas las cuales participan en muchos eventos fisiológicos. Dos familias diferentes de autacoides derivados de los fosfolípidos de las membranas celulares han sido identificadas. Los eicosanoides, formados a partir de ciertos ácidos grasos polinsaturados (principalmente ácido araquidónico) donde se incluyen las prostanglandinas, prostaciclina, el tromboxano A2 y los leucotrienos, y otros fosfolípidos representados por el Factor Activador de Plaquetas.

Durante el tratamiento con ozono, en estudios realizados en pacientes con Asma, Retinosis pigmentaria, glaucoma, demencia senil, se encontró un aumento significativo en la relación prostaciclina/tromboxano al concluir el tratamiento, el papel principal del ozono estaría en mantener el adecuado balance entre eicosanoides con efectos beneficiosos y los que originan efectos perjudiciales.

Efecto del ozono como regulador metabólico:

En diferentes estudios realizados se ha constatado la acción reguladora del ozono en diferentes parámetros bioquímicos, tales como glicemia, colesterol, triglicéridos, creatinina, siendo normalizados  al concluir el ciclo y aquellos con valores normales se mantienen a lo largo del mismo. El ozono mediante mecanismos endógenos trata de normalizar el funcionamiento del organismo.

Efecto germicida del ozono:

El ozono es reconocido como un agente germicida poderoso contra virus, bacterias y hongos. Esta propiedad lo ha hecho útil en enfermedades infecciosas de variada etiología dado a su acción directa al microorganismo, así como por la respuesta inmunitaria que puede accionar.

Efecto del ozono sobre la activación plaquetaria:

En investigaciones realizadas (Matsuno K, 1997) encontraron que en el plasma rico en plaquetas (PRP)  y en la suspensión de plaquetas lavadas, tratadas con ozono, se observó la inhibición de la agregación plaquetaria, al parecer el ozono inhibió el aumento  de la concentración  de calcio inducida por colágeno y la trombina, inhibiendo a su vez  la señal de transducción entre el inductor y la activación plaquetaria.

Resultados similares fueron obtenidos en un estudio realizado en  el Instituto de Angiología y Cirugía Vascular de Cuba (Rev. Cubana Invest. Biomed 2001;20(1):42-4

Esta entrada también está disponible en: Inglés